Breeders

Breeders

  •     BRITISH SHORTHAIR

    BRITISH SHORTHAIR

Por Marisa López
Criadero Ladiabla

Mi nombre es María Luisa, aunque desde niña me llaman Marisa.
Vivo en una amplia casa, en la provincia de Buenos Aires – Argentina – junto a mi familia formada por mi esposo, dos hijos, dos nietos, los gatos y una tortuga.
Soy Médica Veterinaria, recibida en la UBA hace ya casi 40 años e integrante de la CD de la Asociación Argentina de Medicina Felina.
Siempre amé a los gatos, pero no supe lo que era convivir con uno hasta hace 20 años, cuando se coló por el balcón del departamento donde vivíamos Rocky, un pequeño gato atigrado (entonces no sabía que ese color era brown tabby), que nos cambió la vida.
Rocky nos acompañó durante casi 18 años y abrió nuestro corazón a otros que, a través de los años, nos acompañaron y fueron nuestros amigos.
Hace no mucho tiempo, conocí a los British Shorthair, viendo una película. Durante dos años los busque e inicié mi criadero “Ladiabla”

Es una raza de origen muy antiguo (aunque no como British en un comienzo), su origen se remonta al antiguo Egipto, en los tiempos de Moisés. Junto al ejército egipcio viajaron hasta llegar a una isla que bautizaron Scotland (luego Escocia), en la que esos gatos se multiplicaron y vivieron en estado salvaje, ocupando toda Gran Bretaña. En el siglo XIX, comenzó su domesticación y cría selectiva. Durante las 2 grandes guerras la raza fue casi exterminada, pero gracias a algunos ejemplares que habían sido enviados a USA y a la cruza con gatos de otras razas, pudo resurgir y ser reconocidos por todas las asociaciones internacionales de criadores de gatos de raza a nivel mundial.

Puedo describir al British Shorthair como un gato rústico, que alcanza su madurez a los 2 a 3 años de edad, de tamaño mediano a grande siendo notable la diferencia entre machos y hembras. La cabeza debe ser redonda, ancha, sin ángulos, con el hocico redondo, bien desarrollado. La nariz corta, ancha y recta, con una suave depresión, sin stop. Las orejas deben ser de pequeñas a medianas. Las mejillas deben verse muy desarrolladas (bien “cachetones”). Los ojos son grandes, redondos. Las patas son cortas, macizas, con huesos y músculos fuertes. La cola corta, de una longitud igual a los 2/3 partes del cuerpo.
El pelaje es una de las características más destacadas de la raza: corto, denso y crespo, compacto al tacto, con un buen subpelo, de textura tipo “plush”, lo que le da aspecto de “osito de peluche”. Se admiten todos los colores, aunque el color tradicional de la raza es el blue (gris), que es la variedad más difundida, tanto que por mucho tiempo se conoció popularmente a la raza como British Blue.
Son gatos cariñosos, muy compañeros con los humanos y otros animales, pero al compartir les gusta ser el dueño del lugar. Por ser muy equilibrados pueden pasar largo tiempo solos. Su personalidad fuerte y decidida, hace que estén un poco lejos de la “flema británica”. Les gusta jugar a cazar. No son gatos charlatanes, solo vocalizan cuando sus necesidades urgentes u hormonales, lo requieren. Son reservados e independientes, tienen aptitud de líder.
Los British Shorthair, no presentan complicaciones de acicalamiento, con un buen cepillado o peinado, una vez por semana es suficiente para remover el pelo muerto.

Criadero Ladiabla de Marisa López
www.criaderoladiabla.com
britishladiabla7@gmail.com

 

, ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>